NACE LA CIUDAD DE PAPEL:

En 1954, un grupo de vecinos, familias muy pobres de Miramar, se unieron ante el llamado y bajo la dirección del Padre Juan José Frisancho Pinelo, para emprender juntos el camino hacia su propio progreso.
Para hacer realidad esas esperanzas, el sacerdote Frisancho emprendió la gran cruzada de recoger papel, cartones, latas, botellas, etc. para obtener los fondos necesarios para la obra; decía él: “un kilo de papel es un ladrillo”. A fin de dar sostenibilidad a este esfuerzo crea la FUNDACIÓN CIUDAD DE PAPEL como un instrumento para generar oportunidades de inclusión y servicio a los más necesitados de la comunidad, especialmente los niños.
A partir de entonces, y en este camino, se fueron sumando esfuerzos de los pobladores de la zona para alcanzar los sueños de las familias más humildes.
Así, se construyeron más de 850 viviendas en la Av. La Paz en el distrito de La Perla y en el entonces llamado barrio de Miramar, donde se ubica la urbanización Ciudad de Papel en el distrito de San Miguel; donde para darle sentido de desarrollo EL AÑO 1958 crea el Hogar del Niño “Santa María Madre de Dios”, bajo la dirección del Padre Renato Castro Rivero, para acoger a los niños desamparados y ayudar en el cuidado de los niños cuando sus madres tenían que ir al trabajo. 
Hoy al transitar por la Av. La Paz, podemos ver esas zonas convertidas en distritos de clase media, con familias progresistas y que perennizan la memoria de nuestro fundador y la actividad de la Fundación Ciudad de Papel.
No conforme con el éxito de este primer proyecto social en Lima, el Padre Frisancho inició, junto con los pobladores de la zona, una de los mayores emprendimientos sociales que se han dado en el Callao, la urbanización San Juan Macías, donde además de proyectar la construcción de 1550 viviendas, también se entregaron lotes para aportes en educación, salud, recreación y seguridad.
Nuestro fundador fue llamado a la casa del Padre el 01 de agosto de 1989, generando profunda tristeza y dolor en toda la comunidad, pero sobretodo en las familias humildes porque ya no podrían contar con el “Padre de los pobres”, como lo llamaban. Su gran colaborador en esta gigantesca tarea, el Padre Renato Castro, condiscípulo y amigo en el sacerdocio, falleció también el 21 de noviembre del 2014.
La pérdida de nuestro líder y visionario, afectó la marcha de la Fundación Ciudad de Papel, con el consiguiente impacto en su funcionamiento orgánico. Gracias a la comunión de los esfuerzos de los beneficiarios de las obras sociales, las personas comprometidas con la obra social de la Fundación y el apoyo de los sacerdotes y representantes de la Iglesia Católica, están haciendo posible que en estos últimos 10 años se haya logrado:

  1. La continuidad institucional y el mantenimiento de la obra social más importante de la Fundación, la Institución Educativa Hogar del Niño “Santa María Madre de Dios”.
  2. Complementar la Educación Inicial con el nivel de Educación Primaria, beneficiando a más 350 niños cada año. En sus 61 años de funcionamiento han pasado por sus aulas más de 22,000 niños que gratuitamente recibieron su educación básica con calidad.
En un esfuerzo conjunto con la población y especialmente la directiva vecinal de San Juan Macías, se ha logrado la aprobación de la habilitación urbana, permitiendo que 1,200 familias de la urbanización sean propietarias de sus viviendas, quedando el camino expedito para que las demás familias obtengan su título en el momento que así lo decidan